Subscriber Services
Weather

Thursday, October 04, 2007

EL ACERCAMIENTO DE URIBE Y CHAVEZ

Lo que era impensable hasta hace poco está empezando a ser considerando en círculos diplomáticos norteamericanos como un escenario muy probable: que el presidente colombiano Alvaro Uribe se acerque cada vez más a su vecino venezolano Hugo Chávez. Enterate de los motivos de este acercamiento en esta columna, y dinos si estas de acuerdo.

8 Comments:

Anonymous Ivan said...

Don Andrés:

Supongamos que su pesimismo se convierte en realidad. Supongamos que la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y los EE.UU. es boicoteada por la mayoría demócrata del congreso norteamericano. Y supongamos, por último, que el presidente Uribe (ya que le falta aún tres años de gobierno) se vea obligado a entrar dentro de la orbita Chavista. Todas estas circunstancias ¿no obligarían al régimen del presidente Chavez a suavizar un poco su política denominada “socialismo del siglo XXI”?
Tengamos en cuenta que Colombia no es la parasitaria Cuba ni la timorata Bolivia. Colombia, junto con Brasil, Argentina y demás países del MERCOSUR, podrían formar un bloque que le diga a Venezuela: “…Ok. Necesitamos de tu petróleo y de tus petrodólares, pero si quieres integrarte con nosotros deberás primero dejar de lado tus aspavientos antiimperialistas y demás ridiculeces neo-marxistas. Negociemos…”
Lo que trato de decir es que Venezuela estará en minoría frente a países que, si bien buscan la integración latinoamericana, no quieren tampoco enemistarse ni romper relaciones comerciales con los EE.UU.

No sé… Sólo trato de ver las cosas de manera optimista.

1:51 PM  
Anonymous ISAIAS PLATA said...

Como Colombiano, puedo asegurarle lo siguiente: JAMAS en Colombia habra Socialismo. el 98% de los Colombianos rechazamos la izquierda, como consecuencia natural de toda la barbarie perpetrada por la guerrilla durante años. Es por ello que Uribe tiene el mas alto nivel de aprobación de su gestion (71%), mas alto que cualquier otro presidente del mundo (Compárelo con Bush, por ejemplo, que sólo tiene el 24%), un logro enorme, máxime si se tiene en cuenta que está en su segundo mandato. Si el congreso americano no aprueba el TLC, Colombia (Ya lo ha dicho su canciller y el propio Uribe) va a modificar sus relaciones con USA; Por supuesto, dejara de considerarlo su socio estrategico, Eso indiscutiblemente significará un acercamiento ideológico con los demás países de la región, incluída Venezuela siempre y cuando Chávez deje su radicalismo de izquierda, -que para nada convence a los colombianos- y se mueva mas hacia el centro. Aunque Venezuela es un gran socio comercial, Colombia no depende comercialmente de ella y es además, autosuficiente en materia petrolera. Uribe ademáas está firmando TLC tambien con Europa y por primera vez en su historia, está explorando el subsuelo marino en busca de petróleo. Políticamente Veo más a Colombia cerca de Chile, Brasil y Mexico que cerca de Venezuela, Bolivia o Cuba.

7:07 PM  
Blogger Comunero said...

Lo que hoy está ocurriendo es una clara muestra de la miopía del sistema Norte Americano para manejar sus relaciones con Latino América. Esta actitud miope fué la que hizo que por años la maquinaria del estado se dedicara a perseguir mejicanos, colombianos, ecuatorianos y centro americanos que llegaron a los Estados Unidos a limpiar pisos y cuidar niños para mantener a sus humildes familias, mientras atraían con becas,exención de visas y filas rápidas en inmigración a miles de árabes y musulmanes entre quienes se colaron cientos de fanáticos religiosos convertidos en terroristas. La miopía de los legisladores americanos hoy no les permite ver cuál es el verdadero enemigo y dónde está el peligro real. Acorralar a Colombia, como lo están tratando de hacer los demócratas, es una estupidez de marca mayor.

12:12 AM  
Blogger Rob Rufino said...

Andrés, algunas observaciones:

1) Aplaudo no hayas llamado a Chávez de narcisista leninista y a las FARC de terroristas. No creo que esos apodos aporten al debate latinoamericano.

2) El acercamiento de Uribe a Chavez se debe, en buena medida, al escándalo llamado "parapolítica", que afectó la imagen de Uribe en el Congreso Americano. Ese caso fue un punto de inflexión en su gobierno.

3) Pareciera que Chavez, más que estar trabajando para la liberación de prisioneros estaría tratando de acercar las FARC a la política. Para lograrlo no solo se acercó a Uribe, sino también a Sarkozy y hasta al mismísimo Bush a quien le pidió ayuda. Tan comprometido está con esa causa que renunció a ser otra vez uno de los centros de la escena en la Asamblea General de la ONU para evitar peleas o declaraciones innecesarias.

4) Lo mejor que le puede pasar a Colombia es que las guerrillas dejen la clandestinidad y disputen el poder democráticamente como lo hacen grupos de izquierda en otros paises. Los tiempos han cambiado. Deberían aprovechar este momento que el Big Brother está ocupado en Medio Oriente...

12:26 AM  
Blogger SAG said...

Jamás voy a entender el concepto de "Dictadura electa" que usa Oppenheimer. No veo la forma en que las dos palabras puedan ir juntas. Si el pueblo elige no puede haber dictadura; no importa en que condiciones ni que propongan los candidatos. Si Correa propone que todos los ecuatorianos deberían llevar taparrabos, luego lo lleva a votación y es aceptado por la mayoría del pueblo, los demás países, si realmente creen en los preceptos democráticos, deberían respetar la decisión soberana de toda una nación de llevar puesto taparrabos. Lo que yo creo que pasa es que a los neoliberales al estilo Oppenheimer no les cabe en la cabeza el despertar de LA. Los latinoamericanos están empezando a darse cuenta de lo injusto del estado de cosas actual en sus países. El neoliberalismo, implantado en muchos casos por la fuerza de las dictaduras militares apoyadas por los EE.UU, no responde a los intereses de los pobres, quienes son mayoría en este emisferio. Los pobres simpre van a ser más en este mundo Oppenheimer, la lógica capitalista de acumulación del capital te lo indica: cada vez hay menos ricos y más pobres. Si tu esquemático pensamiento burgués te lo permite, date cuenta que en la democracia, donde la mayoría debe mandar, un modelo que beneficie a los pobres (llámale socialismo real, socialismo del siglo XXI o feudalismo aplicado) y además sea ratificado en elecciones libres, no puede, ni podrá ser llamado "Dictadura". Quizás ese término se acerque más al hecho de que una minoría rica, con un aparato ideológico puesto a sus intereses, domine a las masas empobrecidas de este mundo.

12:03 PM  
Anonymous Anonymous said...

Sin menospreciar los defectos que tienen los gobernantes como Chávez, Correa, o Evo Morales, tampoco se debería hacer tanta bomba en contra de ellos pues fueron electos democráticamente y mantienen un fuerte respaldo popular.

Salvo si se tiene una arcaica mentalidad paranoica capitalista (como a los principios de la guerra fría), tampoco hay que gritar incendio donde no hay fuego. Las ambiciones de continuidad en el poder expresadas por el Presidente Chávez se circunscriben dentro de las reglas del juego democrático: la reelección. Ninguno de esos ‘peligrosos’ gobiernos está generando células guerrilleras (como lo hiciera EEUU en Centroamérica), ni odios contra la población estadounidense. Eso sí, han sido menos cobardes que la mayoría de potencias para reclamar contra el autoritarismo del gobierno estadounidense a nivel mundial. (En realidad, a pesar de la mediatización de las mentiras, el ciudadano común estadounidense encontraría mejores aliados para la defensa de sus ideales y valores en esas democracias ‘rosa’ que en Inglaterra o Francia -ya construyendo nuevos portaviones para remozar el colonialismo-)

En resumen, aunque bocón y feo, Chávez no es Castro, quien para los que se han olvidado de la historia: obtuvo el poder mediante un golpe de estado (contra una dictadura), inmediatamente se declaró dictador, generó una limpieza y persecución ideológica en su país, expropió todos los bienes privados, instauró el acondicionamiento educacional, entrenó ejércitos para ir a combatir en otros países,… Castro (al igual que el Che) es un icono desgastado de la cultura popular latinoamericana; icono del cual hábilmente Chávez ha querido usufructuar. Pero, para cualquiera que conozca realmente la historia latinoamericana resulta evidente que Chávez y Castro en nada se parecen (salvo, talvez, en su egolatría… como Sarkosy, Donald Trump o Maradona, y hasta un poco como Hillary Clinton).

¿Recuerda usted las dictaduras en Sudamérica?

Las tendencias democráticas actuales son consecuencia de la política intervencionista de los EEUU; en vez de fomentar la creación de partidos de derecha con bases democráticas y participativas implantaron dictaduras. La izquierda, al carecer del apoyo económico y político que dan los EEUU y perder el apoyo de la extinta URSS, tuvo que adaptarse para sobrevivir. Las estructuras de los partidos de izquierda son duras ideológicamente (algunas intransigentes) pero han sabido reconocer la fuerza y vitalidad que da la democracia. Para decírselo en una sola frase: Aunque usted lo llame infierno por sus sectarismos ideológicos, se llama democracia. (Critíquela si desea, la democracia no es perfecta, pero nos involucra a todos en nuestro destino como sociedad y nación.)

Al sumergirse en esa realidad podrá comprender porqué en Argentina, Chile y Brasil existen gobiernos democráticos de izquierda; pero también porqué en Colombia y Perú existen gobiernos democráticos de derecha. Más aún, también puede anticipar el escepticismo creciente en Colombia hacia los partidos de derecha, pues se va evidenciando que no tienen las manos tan limpias en relación a masacres y matanzas. Reconozca la lógica pragmática detrás y se dará cuenta que el latinoamericano no es tan estúpido, sino alérgico contra quienes los mandan a matar y morir.

El caso Uribe:

Tan simple como que el gobierno de los EEUU lo traicionó; sin importar la popularidad que tenga un líder político en Latinoamérica, defender un TLC representa un considerable desgaste político. Además, después de haber analizado múltiples políticas emprendidas por el Presidente colombiano, también se puede constatar que es un planificador; la no-firma del TLC es un golpe bajo y con consecuencias.

Si las FARC alguna vez tuvo una ideología, esta se perdió hace ya mucho tiempo cuando se convirtió en una empresa criminal. Está desahuciada. No obstante, si saben aprovechar la corriente de desprestigio del actual gobierno, y en general el desgaste que sufren los gobiernos con el tiempo, pueden aspirar una salvación insertándose en la política participativa. Por supuesto, las posibilidades son escasas, la mayoría del pueblo colombiano los detesta por criminales. Ahí es donde Chávez entra al juego; su pretendido socialismo del siglo XXI puede proveer una mascarada. Colombia no se volverá de izquierda, su historia obliga, pero las grandes desigualdades sociales pueden virar masas si reciben ayuda médica de Cuba o subsidios sociales (dinero) desde Venezuela. Agréguele movimientos políticos como facilidades para la legalización laboral de los cientos de miles de colombianos en Ecuador, y verá que a los ‘eruditos’ geopolíticos de la Casa Blanca hace tiempo que los superaron sus colegas latinoamericanos.

Ecuador y Venezuela no han sido malos socios económicos de Colombia; la industria y el ímpetu empresarial colombiano son los responsables. No es raro que Uribe, frente al espaldarazo de los EEUU, los reconsidere a corto plazo. Pero los ejemplos de planificación que ya nos ha demostrado el actual gobierno colombiano nos permiten especular sobre un replanteamiento más dirigido hacia el MERCOSUR (países como Uruguay y Argentina son socios ideales para Colombia); desgraciadamente, la infraestructura comercial presente impide que tal asociación se dé a corto plazo: los costos comerciales entre el MERCOSUR y Colombia son bastante superiores a aquellos entre EEUU y Colombia. ¿Pero está usted al tanto de las intentonas de Uruguay y Brasil por crear una infraestructura comercial con la CAN? (Argentina todavía mira a Europa con nostalgia)

Uribe, ni ningún gobierno colombiano, se convertirá en peón de Chávez, su economía y estructura político-social no son realidades que se pueden tapar con un dedo. Tampoco la relación entre Colombia y Venezuela se convertirá en una dulce fraternidad; hay disputas añejas, incluyendo diferendos limítrofes, que no lo permitirán. Pero las conveniencias económicas favorecen un acercamiento que nada de malo tiene para la región (los colombianos no son ningunos idiotas que se van a dejar meter el dedo sólo porque se les promete el uso de la vaselina; Colombia no se volverá pro-chavista sólo porque usted quiere hacerlo creer, pero después de los múltiples espaldarazos del gobierno estadounidense es probable que se vuelva más pro-latinoamericanista).

Especular puede ser un ejercicio saludable de reflexión en el periodismo. Pero engendrar miedos y odios es otra cosa. Cuando usted habla de “dictaduras electas” ya se muestra débil en su capacidad reflexiva. Además, sea objetivo: compárelas con la maquinaria del PRI en México e instrúyanos. Por otra parte, tratar a una denuncia internacional frente a la Haya como un acto de agresión parece un tanto mal intencionado; sobre todo si analiza los movimientos políticos de los países involucrados: entre dimes y diretes, ambos cuerpos diplomáticos han demostrado profunda madurez defendiendo sus intereses y acercándose a soluciones convenientes para las partes. No veo la necesidad de un Chávez como intermediario, al menos -por supuesto- que alguien comience a inventar noticias. Otra realidad habría sido si, cuando se solicitó, la OEA hubiese intervenido. Pero a falta de ‘intervención paterna’ los niños crecidos van aprendiendo que pueden solucionar sus diferendos como adultos.

Le cuento que con las facilidades que permite el Internet, el viejo ‘divide y vencerás’ va perdiendo su fortaleza. Cuando hable de Venezuela, Ecuador y Bolivia, no se olvide de Chile, Argentina y Brasil. A pesar de las diferencias que existen entre los países y las dificultades en infraestructura para una integración regional, existe una corriente de concientización regional que se opone al intervencionismo extranjero, que ha saboreado el chovinismo (y hasta odio) de los ‘grandes amigos’ y que va comprendido que juntos somos más. Citaré ejemplos de los que a usted le gusta como la conversión de la base militar estadounidense en Manta (Ecuador) en un puerto comercial para el comercio transoceánico (involucra a Ecuador, Perú y Brasil), o las varias visitas de la Presidente Bachelet (Chile) al Ecuador para crear programas de desarrollo comercial conjuntos, o los diversos acercamientos de representantes comerciales uruguayos a Ecuador. Los ejemplos más cotidianos de diplomacia informal (muy al estilo latinoamericano) no se los facilitaré (así se hace más evidente su desconocimiento de la región), pero ya comienzan a dar frutos. Todavía existen muchos diferendos por solucionar, pero con lazos comunicantes que se amplían, un mismo idioma (porque hasta podríamos decir que el portugués es un español malhablado, o que el español es un portugués malhablado) y un mismo corazón pasional, no está lejos el día en que trabajemos hacia objetivos comunes. (¡Oh, perdón!, creo que ese día ya ocurrió pero que los grandes diarios desean ocultarlo.)

En pocos años habrá un crecimiento exponencial en el comercio intra-regional porque aún los ‘diablos’ como Chávez son mucho menos nocivos que los ‘grandes amigos’ proteccionistas, autoritarios, invasores amenazantes e intervencionistas políticos. Adquirida la independencia financiera (cuando se largue de toda la región el FMI), ya no tendremos patrones que nos digan donde gastar nuestro dinero y podremos comerciar entre nosotros, para beneficio de nosotros. En ese momento se comenzará a cerrar la válvula de esclavos (ustedes los llaman ilegales) para ‘EL Mundo Feliz’ (ustedes lo llaman “primer mundo”). Cuando frenemos al neo-feudalismo (ustedes lo llaman multinacionales) se comenzará a cerrar la válvula económica; y aunque nuestro per capita no reviente como en los países emergentes, la extinción de los parásitos del poder adquisitivo (costos financieros y monopolio intelectual) nos permitirá un promedio de vida relativamente cómodo.

A nosotros los latinoamericanos no nos debe nunca preocupar el acercamiento entre países hermanos. Sí nos debe preocupar nuestro nivel de educación, comprender y aceptar los sacrificios personales inherentes a los sistemas democráticos, evitar que alienígenas fomenten odios entre nosotros y -sobre todo- entender que la libertad la compramos en los supermercados cuando decidimos invertir en los propios, y no con armas ni subsidiando la arrogancia colonialista escondida en el nombre de una marca.

Finalmente, y para desaparecer esos miedos que en la sociedad americana algunos parecen estar buscando, le cuento que soy liberal desde mi primer voto. Creo fielmente en la libertad, la democracia y el libre comercio (hasta soy admirador de Greenspan). Por eso he reaccionado en contra de los TLC; si esos maquiavélicos contratos no hubiesen apuntado a eternizar la propiedad intelectual de los medicamentos como las aspirinas, si hubiesen sido francos con los subsidios a la agricultura, si hubiesen presionado para fragmentar los monopolios,… En resumen, si hubiesen buscado establecer reglas de juego similares a las existentes en EEUU, no habrían encontrado oposición. Las cifras hablan por sí solas, donde se han firmado TLCs con EEUU cada vez hay más pobres y ricos más ricos. Como todos aspiro llegar a tener una situación económica cómoda, pero no deseo que eso sea a costa de mi conciencia teniendo que ver más gente explotada, ni a costa de mi libertad teniéndome que encerrar en castillos de cristal y lujo con un ejército privado que vele por la seguridad de mis seres queridos. Agradezco a los demócratas y sindicalistas americanos por tomar cartas en el asunto.

1:52 AM  
Blogger MARIA ELENA said...

Santo cielo!!
Es muy interesante ver opiniones tan diferentes sobre mismos personajes y temas. Es muy fácil ver las cosas desde arriba en un asiento bien cómodo, pero para el que está adentro la visión es totalmente diferente. Nunca voté por Chávez pues aún siendo joven vi en él algo macabro, luego de esa elección presidencial donde resultara ganador, no han habido en este país elecciones que se puedan decir 100% confiables, aún estamos esperando el conteo manual de todos los referendum y elecciones que han habido hasta el momento, procedimientos eleccionarios totalmente cerrados a auditorías y escrutinios públicos, eso no es democracia ni aquí ni en ningún lado. Valdría más hacer como en países africanos donde se coloca para el SI una botija con piedras blancas (por ejemplo) y por el NO piedras negras y listo cada quien va pasando y dejando su piedrita del color preferido al tiempo que los miembros de mesa van contando. Ahora nos viene la fulana reforma constitucional la cual el Congreso ha dado por hecho su cambio. El acercamiento Chávez-Uribe no ha hecho más que ampliar el escenario teatral de Chávez ante el mundo, mientras que aquí tememos ahora ese acercamiento Chávez-FARC. NADA BUENO, va a salir de esto, al menos no para nuestro país, y no por Uribe (que quizás está más arrepentido de haber pedido la intermediación de Chávez en este asunto de los secuestrados). Es mi hulmide opinión.
Saludos.

1:36 PM  
Blogger ALCIDES MONTES-Relator de las Cosas Absurdas said...

Usted es el experto, Don Andrés.
Analice a fondo el escenario injerencista de Venezuela en Colombia. No le parece que sería el suicidio político y militar de Chávez. Lo digo porque Colombia es un país demasiado importante como para que los EUA lo dejaran al garete.

12:38 AM  

Post a Comment

<< Home