Subscriber Services
Weather

Thursday, November 01, 2007

?EL MODELO PERUANO?

Cuando le pregunté a Marcelo M. Giugale, un alto economista del Banco Mundial, qué países serán las estrellas económicas de América Latina dentro de veinte años, me quedé sorprendido por su respuesta: el primer país que mencionó fue Perú. ¿Perú?, le pregunté, algo incrédulo. Lee la columna entera aqui, y dinos que opinas.

9 Comments:

Blogger Rob Rufino said...

Andres
Paso este artículo para el debate sobre el famosos MODELO CHILENO.

Saludos, Rob.


DOS LECCIONES DE ECONOMIA CHILENA
Lección I: Hadas: Campanita, Pinochet y el cuento del milagro chileno
por Greg Palast (Piel de Leopardo)

En el caso de Pinochet, le acreditaron el milagro de Chile, un exitoso experimento de mercados libres, privatización, desregulación y la expansión económica cuyas semillas de liberalismo se dispersaron desde Valparaíso a Virginia. Pero la calabaza de Cenicienta realmente no se transformó en un elegante carruaje. El milagro de Chile, era también un cuento de hadas. La creencia de que el general Pinochet había iniciado un generador de energía económica no era más que una de esos discursos que se basan enteramente en su propia repetición.

Chile podía jactarse de un cierto éxito económico. Pero ése era el trabajo del Salvador Allende, quién salvó a su nación, milagrosamente, una década después de su muerte.

En 1973, en el año en que el general Pinochet tomó brutalmente el gobierno, el índice de desempleo de Chile era 4.3%. En 1983, después de diez años de modernización y libre-mercado, el desempleo alcanzó el 22%. Los salarios verdaderos declinaron por el 40% bajo el mandato militar.

En 1970, el 20% de la población de Chile vivían en la pobreza. Antes de 1990, el año en que el "presidente" Pinochet dejo la oficina, el número de indigentes se había duplicado hasta el 40%. Todo un milagro.

Pinochet, él solo, no destruyó la economía de Chile. Eso fue producto de nueve años de duro trabajo de las mentes académicas más brillantes del mundo, una manada de aprendices de Milton Friedman, los Chicago Boys. Bajo el encanto de sus teorías, el general suprimió el salario mínimo, proscribió el derecho de negociación de los sindicatos, privatizó el sistema de pensión, suprimió todos los impuestos sobre riqueza e ingresos de los negocios, recortó el empleo público, privatizó 212 industrias del Estado y 66 bancos, y logró un exceso fiscal.

Liberado del peso muerto de la burocracia, impuestos y sindicatos, el país dio un salto gigante hacia ... la bancarrota y la depresión. Después de nueve años de economía al estilo Chicago, la industria de Chile hizo agua y murió.

En 1982 y 1983, el PIB cayó 19%. El experimento de libre-mercado había terminado, y los tubos de ensayo se habían roto. La sangre y el vidrio habían ensuciado el piso del laboratorio. Todavía, con una notable audacia, los científicos locos de Chicago declararon que el experimento había sido un éxito.

En EEUU, el Departamento de Estado del presidente Ronald Reagan publicó un informe que concluía, "Chile es un ejemplo para un manual en manejos administrativos sanos". Milton Friedman acuñó la frase, "el milagro de Chile". El compañero de Friedman, el economista Art Laffer, afirmó que el Chile de Pinochet era "un ejemplo de vitrina de lo qué la economía de mercado puede lograr".

Ciertamente que sí lo era. Más exactamente, Chile era un ejemplo de una desregulación enloquecida. Los Chicago Boys convencieron a la junta militar de que si quitaba las restricciones a los bancos de la nación podrías atraer capital extranjero para financiar una expansión industrial. Pinochet vendió los bancos del Estado –con un descuento del 40% del valor contable– y éstos cayeron rápidamente en las manos de dos imperios controlados por los especuladores Javier Vial y Manuel Cruzat. Usando sus nuevas adquisiciones, Vial y Cruzat redirigieron fondos de sus bancos para comprar fábricas –para después apalancarlas con préstamos de inversionistas extranjeros sedientos de conseguir un pedazo de las dádivas del Estado–. Las reservas de los banco se llenaron con pagarés falsos de empresas inter-conectadas. Y Pinochet dejó que siguieran los buenos tiempos para los especuladores. Le persuadieron que los gobiernos no deberían obstaculizar la lógica del mercado.

Para 1982, el juego de la pirámide financiera se había terminado. Los grupos de Vial y Cruzat no pagaron. La industria se paralizó, las pensiones privadas se quedaron sin valor, la moneda desfalleció. Las protestas y las huelgas de una población demasiado hambrienta y desesperada como para temerle a las balas forzaron a Pinochet a invertir curso. Quitó a sus queridos experimentales de Chicago.Renuente, el general restauró el salario mínimo y el derecho de negociación de los sindicatos.

Pinochet, quien había diezmado previamente las filas del gobierno, autorizó un programa para crear 500.000 empleos. Es decir Chile fue sacado de la depresión con los viejos remedios Keynesianos, Franklin Roosevelt al 100%, Reagan/Thatcher al 0%. Las tácticas del "New Deal" (nuevo pacto) rescataron a Chile del pánico de 1983, pero la recuperación a largo plazo y el crecimiento de la nación es desde entonces el resultado –¡tápenle los oídos a los niños!– con una dosis grande de socialismo.

Para salvar el sistema de la pensión de la nación, Pinochet nacionalizó los bancos y la industria en una escala nunca imaginada por el comunista de Allende. El general expropió a placer, ofreciendo poco o nada de remuneración. Aunque la mayoría de estos negocios fueron re-privatizados eventualmente. El estado conservó la propiedad de una industria: cobre.

Por casi un siglo, el cobre y Chile han sido sinónimos. La experta en metales de la Universidad de Montana, Janet Finn, dice que "es absurdo describir a una nación como un milagro de la empresa libre cuando el motor de la economía permanece en manos del gobierno". El cobre ha proporcionado del 30% al 70% de las ganancias de exportación de la nación. Ésta es la moneda fuerte que ha construido al Chile de hoy; los ingresos de las minas de Anaconda y de Kennecott expropiadas en 1973 - regalo póstumo de Allende a su nación.

El negocio agrícola es la segunda locomotora del desarrollo económico de Chile. Esto también es una herencia de los años de Allende. Según el profesor Arturo Vásquez de la Universidad de Georgetown (Washington DC), la reforma de la propiedad de la tierra de Allende, la desintegración de los estados feudales –que Pinochet no pudo revertir completamente–, creó una nueva clase de empresarios agrícolas productivos que, junto con los operadores corporativos y cooperativos, lograron un flujo de ganancias por la exportación comparables con las del cobre. "Para tener un milagro económico," dice el Dr. Vásquez, "quizá se necesita primero un gobierno socialista a quien confiar una reforma agraria".

Así que ahí lo tenemos: Keynes y Marx, no Friedman, salvaron a Chile.

Pero el mito del milagro del libre-mercado persiste porque sirve una función casi-religiosa. Dentro de la fe de los reaganautas y de los thatcheritos, Chile proporciona la fábula necesaria del génesis, el Edén de donde se creo el ilustre dogma del liberalismo.

En 1998, la pandilla de los cuatro de las finanzas internacionales –Banco Mundial (World Bank), el FMI, el Banco de Desarrollo Inter-mericano (Inter-American Development Bank) y el Banco Internacional para la Conciliación (International Bank for Settlements)– ofrecieron una línea de $41.5 mil millones del crédito a Brasil. Pero antes de que las agencias le dieran un salvavidas a la nación que se ahogaba, exigieron que Brasil se tragara la medicina económica que casi mató a Chile.

Usted conoce la lista: las privatizaciones de venta de emergencia, los mercados de trabajo flexibles (es decir, la demolición de los sindicatos) y la reducción del déficit a través de cortes salvajes en los servicios de gobierno y de seguridad social.

En Sao Paulo se le aseguró al público que estas crueles medidas beneficiarían en última instancia al brasileño medio. Lo que parecía colonialismo financiero fue vendido como la panacea probada en Chile con resultados milagrosos. Pero ese milagro era en realidad un engaño, un fraude, un cuento de hadas en el que nadie vivió felizmente para siempre.

El autor es periodista y escritor. Sus informes pueden leerse en:

– www.gregpalast.com y en
– www.palastinvestigativefund.org.

11:33 PM  
Blogger Boli-Nica said...

Como es la vida. En los 90's, algunos en Peru veian favorablemente lo que el gobierno de Bolivia estaba haciendo.

Ahora, el Evo y su camarilla, quieren imitar a Peru, pero el Peru de Velasco. Son ciegos a lo que ocurre en el pais vecino porque no concuerda con sus dogmas. Veamos un ejemplo de privatizacion exitosa de empresas publicas, decentralizacion administrativa, tratados de libre comercio.

Ni cuando Peru capta inversiones de ciertas petroleras originalmente destinadas a Bolivia.

12:39 PM  
Blogger Boli-Nica said...

^^ ese articulo solo acierta en mostrar que la crisis del 82 en Chile fue resultado de una privatizacion "a dedo y a descuento" y poco control a flujos financieros. Algo similar a lo que paso en Argentina.
No habla mucho de otros factores: la falta de reglas e instituciones modernas capaces de regular el sector financiero. Una politica cambiaria inflexible. Un clima internacional que ofrecia credito a tazas de interes negativo. Que al ajustarse, dejo una balanza de pagos radicalmente mas alta. Fuga de capitales.

Las medidas que se tomaron fueron de corte "temporal" mas que "socialista". Los empleos creados eran de duracion definida, la banca se nacionalizo con el objeto de ponerla en el sector privado nuevamente. Se erigio una estructura regulativa de corte moderno. Hubo una ronda de privatizaciones muy grande.

Excagera el papel de Allende, y omite el papel negativo de la izquierda radical antes, y durante el gobierno de Allende. Fue la Democracia Cristiana, la que tomo las medidas mas importantes de desarollo economico, buscando incentivar las exportaciones industriales y no-tradicionales. Y era una continuacion de politicas historicas, buscando quebrar la dependencia del cobre. Fueron opuestos tanto por la izquierda dogmatica y empresarios reacionarios.

La reforma agraria de Allende fue un desastre - en muchos casos tomas de tierra. La contra-reforma de Pinochet, aunque cruel, si dejo que una parte de las cooperativas o due~os pudieran comprar sus tierras al estado. Los mas productivos pudieron pagar sus hipotecas, los que no pudieron no.

Palast implica -sin evidencia alguna- que liberalizar el mercado laboral fue un error. Cortar el presupuesto estatal, inflado por Allende. Eso es algo que se llama sentido comun.

En general este articulo, termina insinuando que todas las medidas irresponsables de una dictatura derechista son capitalistas, mientras que sus aciertos correctivos son debido a una administracion izquierdista previa, y a medidas propias de corte "socialista". Ignora la contribucion negativa de una izquierda inepta, polarizante y dogmatica. Omite totalmente la contribucion de otros sectores Chilenos en promover el desarollo economico.

6:10 PM  
Blogger Rob Rufino said...

Bolinica
Algunas conclusiones personales respecto de la nota de Palast y de tu comentario:

1) Ser dogmático no es ser inteligente.
Hay que reconocer que Pinochet, el más cruel y corrupto de los dictadores latinoamericanos, fue inteligente en no dejarse llevar por la receta de los Chicago´s Boys.
Hay algo que nunca se debe perder de vista y es el "sentido común".

2) La gran entrada de divisas de Chile es la exportación de Cobre y esta pertenece al Estado.
Cuando Evo, Chávez y Correa nacionalizan el petróleo o gas (la mayor fuente de divisas de sus economías) no hacen más que tener SENTIDO COMUN.

3) La aplicación de las medidas que establecía el Consenso de Washington se hizo en Chile bajo una salvaje dictadura de derecha (sin discusión, oposición o huelgas) y aún así debieron ser emparchadas con medidas socialistas o populistas.

4) La insitencia de algunos analistas sobre lo adecuada de "estas medidas" corresponde más a intereses de GRANDES CORPORACIONES que al bien común de la población del país donde son aplicadas.
Es en ese sentido que se entiende la furia que se tiene hacia Chavez, Evo y Correa.


Saludos, Rob.

7:28 AM  
Blogger Jose said...

Creo que se pierde el objetivo en sus posts debatiendo en función a ideología. Retomando el tema principal que es hacia donde va Perú económicamente. Del artículo es importante resaltar lo importante de mantener políticas consistentes en una nación,mas aún si estas buscan atraer la inversión, punto básico para la generación de empleos y reducción de la pobreza.

9:51 PM  
Anonymous DelSur2009 said...

El modelo de Garcia es similar a los que se pretendieron en los años 80 es decir un modelo netamente exportador de materias primas con dependencia extranjera. El neoliberalismo de los 80 nuevamente ingresa a la escena politica de Sud America a traves de Peru y Colombia. Sin embargo estos modelos son los que han llevado a Chile a fracasar con los Chicago Boys y reestructurarlo todo a traves de la social democracia a partir de los 90 : cuando Pinochet se fue HABIA 40% DE INDIGENCIA. El Modelo de FUJIMORI-TOLEDO-GARCIA (F-T-G) es un modelo que aparentemente hacen ver que macroeconomicamente el modelo funciona pero choca con la imposibilidad de que la "teoria del derrame" funcione. Chile no es similar al modelo de F-T-G, no podria serlo ya que el modelo inversionista de Chile es mucho mas concentrado en el estado que el Peruano. Asi mismo Chile esta 'recolonizando' algunos de sus vecinos especialmente Peru donde tienen invertidos solo en energia y combustibles 5,300 millones de dolares a parte de industria, aviacion y puertos. Recuerdese que EDLNOR es Chileno, asi como EDEGEL PRIMAX , etc etc. Alan garcia pretende un neoliberalismo al clasico estilo de los 80 : estado minimo regulador y libertinaje para las empresas extranjeras inversionistas. Cosa completamente ya probada: un modelo obsoleto que traera muchos problemas a la larga.

1:12 AM  
Blogger red said...

Thank you very much for this information.

sohbet
muhabbet

6:28 PM  
Blogger red said...

Thank you very much for this information.

sohbet
muhabbet
mirc
evden eve nakliyat
sevgi
mirc
chat
chat
mirc
sohbet
kelebek

6:28 PM  
Anonymous Anonymous said...

en el peru con la reforma agraria del 68-70, se elimino ese feudalismo se particiono el espacio generandose un nuevo microdesarrollo que ha tomado mas de 20 años, ningun pais podria dinamizar su mercado cuado un solo dueño tiene costa sierra y parte de selva.. eso no existe. cada espaci debe ser optimizado, mayores ropietarios mas dinamismo economico. concuerdo la similitud.. el inicio del despegue peruano empieza con el gral velazco, aqui no se trata de defender posiciones, ocurrio que a partir de ahi se sentaron las bases para un peru mas dinamico..

8:18 PM  

Post a Comment

<< Home